jueves, 9 de junio de 2016

REITERADAS LLEGADAS TARDE, CAUSAL DE DESPIDO

DESPEDIDO CON JUSTA CAUSA POR LLEGAR TARDE



La Cámara del Trabajo consideró justificado un despido en la fábrica de Alpargatas fundado en las reiteradas llegadas tarde de un trabajador. 

aunque la falta sea considerada leve, la reiteración de su conducta" tiene fuerza suficiente para JUSTIFICAR el despido.

una falta, que aislada, puede ser considerada leve, puede ser relevante si las circunstancias lo ameritan. En este caso la reiteración de una pequeña falta, fue tan relevante que la Cámara laboral, entendió que justificaba el despido con causa del trabajador. 

La doctrina surge de la sentencia en los autos “C., W. E. c/ A. C. S.A. s/ despido”, que contó con la firma de los jueces Estela Milagros Ferreirós y Néstor Rodríguez Brunengo.

En el relato de los antecedentes del caso, el fallo enumera que el actor presentó una demanda contra Alpargatas, y señaló que “su conducta ha sido adecuada, mas allá de las tres o cuatro llegadas tarde que se le imputan”.

Sostuvo que en un momento tuvo una sanción disciplinaria consistente en la suspensión por un día, y luego de una nueva llegada fuera de horario, la empleadora decidió despedirlo.

Posteriormente, al contestar la demanda, Alpargatas afirmó que “la conducta del actor en cuanto a las reiteradas llegadas tardes, provocó una injuria de gravedad tal que impidió la prosecución del vínculo”.

La sentencia de Primera Instancia rechazó demanda del trabajador, lo que derivó en la apelación del actor,,cuya queja se centró en la “interpretación parcial y érronea” de las pruebas, que hizo el magistrado.

Los Jueces de la Camara laboral, coincidieron con el sentenciante de grado en que no le asistía razón al trabajador.

“De las pruebas reunidas en la causa se desprende que el actor ha sido reincidente en sus faltas en cuanto no cumplía con su horario”, destacó el fallo.

La Cámara estimó que era “de gran valor probatorio”, un informe del perito contable en donde “se enuncian los repetidos incumplimientos en el horario de entrada, en los que incurrió el trabajador. Da cuenta también, de los apercibimientos y sanciones que le fueron impuestos a causa de sus llegadas tardes”.

El Tribunal manifestó también que había que destacar “que los testimonios que comprometen a la accionada resultan convincentes por su precisión intrínseca, ya que son detallados y coincidentes lo que los tornan sólidos”.

“Así las cosas, no existe duda alguna que el actor, efectivamente ha llegado tarde en reiteradas oportunidades, en un periodo corto de tiempo, y que dicha actitud ha sido sancionada por su empleadora, intentando que dicha costumbre sea revertida”, agregaron los magistrados a continuación.

Párrafo siguiente, precisaron los parámetros para evaluar el carácter de las injurias, “teniendo en cuenta los parámetros de causalidad, proporcionalidad y oportunidad”, aclararon.

Sobre tal basamento, señalaron que “el hecho en cuestión, debe revestir una gravedad tal que impida la prosecución del vínculo y que permita desplazar el principio de conservación del empleo”.

“En orden a ello la conducta asumida por el actor, ha sido sancionada con mediadas que fueron de menor a mayor, previo a la decisión de romper la relación laboral habida entre las partes (art. 67 de L.C.T.), por lo tanto se puede concluir que la empleadora ha intentado corregir la mala conducta del trabajador, pero sin éxito”, consignó el fallo.

Por lo tanto, para la Alzada “la medida adoptada por la demandada luce proporcionada a la luz de los acontecimientos acreditados en la causa”. Ya que “si bien la falta cometida, puede considerarse leve, lo cierto es que los antecedentes y la reiteración de su conducta es lo que torna al último incumplimiento de una entidad tal que impide la prosecución del vínculo”, por lo que, consecuentemente, se confirmó el fallo apelado.
fuente: Dju

Hay dos cuestiones:

a) El trabajador incumplió con el contrato de trabajo. (respetar el horario acordado). Si bien es tolerable alguna llegada tarde en forma aislada, no lo es cuando se torna "costumbre" ya que afecta el trabajo, modifica las condiciones que se pactaron, y afecta el derecho de dirección y organización de la empresa. 
b) Fue sancionado previamente. La empresa no lo despidió por una llegada tarde, sino que fue sancionando al trabajador a medida que incumplía con su deber. Primero con apercibimientos, sanciones de un día, y luego despidió. 
Formalmente la empresa cumplió con los pasos para despedir con causa, sin embargo el trabajador continuo su incumplimiento.

Cual es la consecuencia?, que el trabajador además de quedar sin trabajo, sólo se abonará la liquidación final por despido con causa, la que es equiparable a la de renuncia. Es decir, perderá su antigüedad y todo derecho indemnizatorio.

Cuando a un trabajador, es apercibido, o sancionado en su trabajo, inmediatamente debe consultar con un abogado laboralista. Para que le indique los pasos a seguir, a fin de resguardar sus derechos.





lunes, 14 de marzo de 2016

INDEMNIZAN A TRABAJADOR POR ESTRES LABORAL

estres



La Cámara Laboral consideró acreditado el estrés laboral de un vigilador de una cadena de supermercados, que desempeñaba su tarea en una garita. Para los jueces, la “perturbación emocional” que sufrió el actor “obedeció al ambiente laboral nocivo en el que se encontró inserto”.

La Sala VII de la Cámara Laboral revocó la sentencia que había rechazado el accidente laboral denunciado en los autos “L. E.R. C/ Coto C.I.C. S.A. S/ Accidente-Acción Civil”, y de esa manera hizo lugar a la demanda entablada por un vigilador que sufrió de estrés laboral por trabajar en una garita.

Al trabajador le habían detectado en la pericia realizada una minusvalía psíquica, como producto del estrés laboral que había sufrido.

El dictamen pericial había indicado que entre las causas “un exceso de horas de trabajo, falta de horas de descanso, demasiado esfuerzo psicofísico por necesidades económicas, dejar de disfrutar de su familia, etc. sin ni siquiera cobrar el dinero correspondiente al sacrificio sobrehumano realizado por el actor en este caso, sumado a las malas condiciones físicas y de explotación que ha sufrido por varios años”.

Basado en los testimonios, los jueces Néstor Rodríguez Brunengo y Beatriz Fontana, atribuyeron el mal estado de salud que “las condiciones ambientales de labor eran muy precarias traducidas en el uso de una garita de vidrio con dimensiones pequeñas (de tres por tres, con un escritorio, una silla, y elementos como estufa y/o ventilador que los traía el propio vigilador)”.
fuente: Dju

NOTA:

En este caso se comprobó que la empresa no acondicionaba los predios con lo mínimo para satisfacer las necesidades naturales de las personas que allí se desempeñaban. Lo que le generó al trabajador un daño psíquico fue el ambiente en el cual trabajaba.

Hay que tener en cuenta, que NO todo stress es indemnizable, sino sólo aquel que deja una huella psíquica, que sólo puede comprobarse a través de una pericia psicológica en un tribunal laboral. Y que lógicamente, pueda ser atribuida en forma DIRECTA al trabajo.

cualquier duda, dejame tu comentario.


jueves, 6 de noviembre de 2014

CONDENAN A ART POR MUERTE DE TRABAJADOR POR ERROR DE TRATAMIENTO

La Justicia laboral responsabilizó a una ART por la muerte de un trabajador, que se fracturó el pie, se le hizo un mal diagnóstico y a causa de ello falleció. Los jueces entendieron que la ART “en lugar de contribuir con su aporte a restablecer la salud del trabajador”, agravó su condición.


Un empleado de una empresa de seguridad sufrió un accidente laboral, que le provocó una fractura talámica del hueso calcáneo con leve desplazamiento. Como el tratamiento que le habían aconsejado no funcionó, ya que presentaba una osteopenia (pérdida de la masa ósea o su debilitamiento), los médicos de la ART lo trataron con calcitonina.

Los jueces de la Cámara Laboral entendieron que hubo negligencia por parte de los médicos, ya que no indagaron los problemas cardíacos que sufría el occiso, al momento de recetarle calcitonina, y por ello, el resultado muerte era atribuible a la demandada.


A continuación, los magistrados indicaron las consecuencias que apareja la aplicación de calcitonina, que implicaba, en pacientes como el de autos, una baja de calcio en sangre, lo que aparejaba contracciones musculares y arritmia cardíaca, con síntomas de depresión, fatiga, y pérdida de peso. Todos ellos acreditados en la causa.

A continuación, los jueces indicaron que “el ejercicio de la medicina debe basarse en prácticas respetuosas y conscientes del valor de la vida humana y de las consecuencias de dichas prácticas o, en su caso, de sus omisiones”.

En tal sentido, entendieron que “era necesario que, ante la posibilidad de tener que suministrar un fármaco, se ahondara en un conocimiento cabal del paciente, y luego, realizara un seguimiento teniendo en cuenta los distintos síntomas del mismo, más allá de la reconstrucción del hueso o la merma del dolor”.

El Tribunal ahondó en sus críticas y opinó que el hecho de pasar por alto los síntomas de los pacientes ya era cuestionable, “pero que no se hayan hecho los controles previos necesarios a los fines de tener cabal y acabado conocimiento de los riesgos y beneficios que el tratamiento que se propone pueden producir en el cuerpo del paciente es directamente reprochable, máxime cuando, como en el presente, la muerte del trabajador sobrevino al poco tiempo,”.

Por esa razón, el Tribunal tuvo como probado en los términos artículos 163 inciso 5 y 164 del C.P.C.C.N., “que el óbito fue como consecuencia mediata del accidente”, y por ello, la ART era responsable “por cuanto la misma debió haber tenido conocimiento de los antecedentes cardíacos del trabajador, a fin de realizar una seria prevención en el caso puntual”.

Para concluir, la Cámara recordó a propósito de la cuestión judiciable, que existía un antes y un después en los accidentes laborales, y que las ART tenían obligaciones en ambos tramos. “En el antes, las obligaciones conciernen a su prevención; en el después, atienden al resarcimiento, esto es, al otorgamiento y gestión de cobertura médica adecuada y de prestaciones dinerarias y/o en especie”, precisó el fallo.

En consecuencia, La Alzada razonó que “si tiene responsabilidad la aseguradora al momento de tener que tomar las medidas necesarias para la prevención de los accidentes, con mayor medida deberá ser responsable si no cumple con las prestaciones posteriores en debida forma y, en lugar de contribuir con su aporte a restablecer la salud del trabajador, agrava su condición”, y por ello estableció la existencia de una conexión causal entre el accidente y la muerte del trabajador.

Fuente: Fallo provisto por Micro Juris en virtud de su acuerdo con Diario Judicial.